Dolphins

Os delfins do Sado

En la región costera de Setúbal, a menudo observamos ejemplares del delfín mular (Tursiops truncatus), considerado como uno de los símbolos de la zona de vida silvestre.

La zona comprendida entre la costa atlántica (Añadir Galé Arrábida) y el estuario del Sado es el hogar de una de las tres comunidades que residen en los mamíferos espacio marítimo europeo.

Grupos de estos animales sociables, llamado "roazes", supuestamente, de la costumbre de roer las mallas que los pescadores tiran por la borda, buscar marea diaria favorable a viajar a la zona estuarina, abordar las áreas de agua y pantanos, en busca de alimento, principalmente de chocos, róbalos y salmonete, en el consumo que puede alcanzar hasta diez libras por día.

El delfín mular tiene, generalmente, un cuerpo largo y robusto, con una pequeña nariz pronunciada. La aleta dorsal es triangular y no demasiado grande, apreciablemente 35 centímetros de altura. Los lóbulos de la cola puede medir la 65 un 80 centímetros, de extremo a extremo.

El color gris puede ser tonos más claros o más oscuros, con sombras tenues en los laterales, y el vientre es de color blanco, verificar si, a veces, ser de color rosa.

Los dientes del delfín nariz de botella muestra, en tanto maxilar, entre 40 un 48 dientes cónicos y afilados. Los delfines mulares adultos pueden llegar a pesar 350 libras y alcanzan los cuatro metros de longitud.

Se estima que viven 50 o más años, para inscribirse en la mayor longevidad de las mujeres que en los hombres.

Dado que en Setúbal es el hábitat más importante para la conservación del delfín mular, está preenchido um dos requisitos exigidos pela UNESCO para que a Baía de Setúbal (uma das mais belas do Mundo) beneficie de importantes mais-valias, sobre todo en la proyección de la ciudad a nivel internacional.